2017/01/28

Qué hacemos



Es diferente el sentimiento de desarrollar algo sin tener que hacerlo por cumplir sino porque realmente te interesa.

En lugar de simplemente cubrir las horas por las que te están pagando, o los tickets que se acordaron para el sprint, te encuentras jugando con la idea de cómo podría ser mejor. Y cuando sabes que esas ideas podrían aplicarse, sientes como la alegría de estar yendo por un bonito camino.

Me pregunto cómo en un trabajo pagado podría incentivar ese tipo de actitud.

Me parece que podría ser cuando hay claridad en lo que se quiere lograr, y el sentimiento de autonomía.


No es una buena idea recordar a alguien que se le está pagando por hacer cierto trabajo. Eso baja el nivel de la conversación hasta el primer peldaño de la pirámide de Maslow.

Es triste que  tu jefe o tu cliente crean que solo trabajas por el pago que recibes. Tú sabes que lo haces por un propósito mayor, o te gustaría que así fuera, pero esos comentarios motivan a cumplir solo lo mínimo necesario.

Más arriba en la pirámide de Maslow, cuando las necesidades básicas han sido cubiertas, trabajamos para ejercitar las habilidades que disfrutamos desarrollar. Si recibimos algo por ello, qué bien. Pero si no nos pagaran, igual lo haríamos.

Ese es el tipo de trabajo que es difícil de entender para quienes se han acostumbrado a trabajar para sobrevivir.

Hay personas que siguen pensando así aunque sean ricas y ya no tengan procupaciones económicas. Y lo transmiten a sus hijos, familiares, amigos o colegas o empleados.

Antes, quizás era necesario pensar así para poder sobrevivir. Dejar atrás lo sueños y sacrificarse por lograr un mérito material.

Pero hoy, pensar así conduce a la extinción.

Las soluciones de antes van quedando obsoletas. Hay que ir imaginando lo que construiremos mañana mientras van cayendo los edificios a nuestro alrededor.

Las nuevas soluciones están viniendo de la mano de gente apasionada por lo que hace. Logran ver cosas que nadie más. Logran hacer cosas que nadie más.

No puedes hacer que tu hijo se enamore de la mujer que te parece que más le conviene.

Tampoco puedes hacer que un empleado sienta pasión por lo que más conviene a la empresa.

Tienes que encontrar alguien que ya lo sienta, y cuidarlo.

También puedes orientar tu empresa para que aproveche lo que sus apasionados miembros son capaces de construir juntos.


Las empresas están descubriendo que, en lugar de vender lo que haces, hay más éxito vendiendo el por qué lo haces.

Pero no es lo mismo preguntárselo a alguien que trabaja por encargo que a alguien con pasión por ello.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Más artículos