2016/10/04

Proyectos felices


Internet y las nuevas tecnologías están ayudando a que la gente imagine formas nuevas de hacer las cosas y resuelva problemas.

La gente imagina soluciones y trata de implementarlas. A veces con éxito, a veces no tanto.

Y es que la forma de implementar una solución es también algo que tendríamos que mejorar.

Muchos provenimos de instituciones educativas que nos han formado con hábitos que no suelen ser los mejores. Una tendencia a establecer relaciones jerarquicas, en lugar de colaborativas. A competir, en lugar de cooperar. A proteger, en lugar de compartir. A culpar a las personas, en lugar de enfrentar los hechos. Y así.

Así que a la hora de realizar un proyecto con el que intentamos resolver cierto problema, encontramos un meta problema, que es la forma cómo nos organizamos.

Lo que puede hacer la diferencia no es cuánto dinero tenemos, ni qué tecnología usamos, sino cómo estamos organizados. ¿Es un organismo sano, sabemos cuándo algo le duele, sabemos curarlo, podemos caminar de modo sostenible?

Hay propuestas, como la de las metodologías agiles, que dan cierta luz en ese camino oscuro por el que siempre hemos venido transitando sin darnos cuenta.

Estas son algunas de las cosas que me parece se toman en cuenta en proyectos felices.

  • Lo más importante es la gente
    • El dinero es solo una herramienta
    • La gente no es una herramienta ni un recurso
    • Permite cultivar los verdaderos talentos, no los que necesitas.
      (la gente que encuentra su pasión es la que mejora el mundo)
    • Cuestiona los hechos, no a las personas
    • Cultiva una comunidad
    • Cada problema es de la comunidad
    • Cada victoria es de la comunidad
      (las clásicas recompensas individuales no hacen bien a la larga)
  • Disfrutar el camino
    • Cultiva la autonomía, la maestría, y el hacer algo por un propósito superior
    • Trabaja por objetivos, no por turnos
    • Reunirse cada día, para mirar cómo vamos
    • Reunirse cada semana, para mirar cómo lo hicimos
    • Preguntarse que salió bien y qué se puede mejorar
    • Celebra aquello que quieres que perdure
    • Equivocarse es parte de aprender
    • Un paso completo, aunque sea pequeño, es una victoria
    • Cada victoria te da energía para el siguiente paso
  • Honestidad
    • Saber decir que no
    • Mostrar con claridad y explícitamente el estado de las cosas
    • Debe haber un por qué para cada cosa que se quiere incluir en el proyecto

Muchas veces se desarrollan proyectos sin tener en cuenta casi ninguna de estas cosas. Es decir, sin tener en cuenta a la gente, con quienes finalmente tienes que contar para lograrlo.

Hay varias preguntas y retos al tratar de hacer estas cosas. ¿Por qué no funcionan las recompensas?, ¿Cómo se deben distribuir la ganancias?, etc. Algunas pueden parecer contra intuitivas, pero están apoyadas por evidencia objetiva y estudios en comportamiento humano (a diferencia de muchas cosas que hacemos simplemente porque siempre se ha hecho así). Algunas pueden parecer imposibles, pero ya hay organizaciones en el mundo moviéndose bajo principios como estos.

Quizás sea porque nuestros padres no sabían hacerlo y tampoco nos lo enseñaron. Pero es algo importante que pienso debemos aprender a hacer para prosperar en esta nueva era.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Buscar

Más artículos