2009/10/20

La importancia de comprender el proceso de solución

Muchas veces me he preguntado por qué frecuentemente parece tan problemático aplicar en proyectos del mundo real los esquemas de trabajo que aprendemos al estudiar.

El desarrollo de un sistema real suele ser un problema impreciso, a diferencia de los libros de texto, donde cada problema suele aparecer expresado de modo preciso.
Aún en los proyectos aparentemente simples, es normal encontrar imprecisiones en lo que el cliente tiene, lo que el cliente quiere y lo que realmente necesita.

Pero, aunque eso es un problema adicional al principal, pienso que no es la principal razón de las dificultades al desarrollar un proyecto.

Me parece que la principal razón es un problema de actitud frente a los problemas debido, básicamente, a la falta de comprensión de cómo se solucionan.

Muchas personas no han hecho nunca el intento de resolver algo desde cero. Casi siempre han podido solucionar lo que necesitaban adaptando o configurando una solución general desarrollada por alguien más.
Sin embargo, se les pone en proyectos de desarrollo que implican desarrollar desde cero, y entonces empiezan a ocurrir problemas.

Pienso que cuando una persona se ha acostumbrado a renunciar a buscar sus propias soluciones para usar las de otros, con el tiempo puede empezar a tener una visión distorsionada de lo que una solución es y del proceso necesario para lograrla.
Como las soluciones de otros suelen venir acabadas, pulidas y empaquetadas, una persona que no ha tenido experiencia hallando sus propias soluciones suele mirar con desconfianza el proceso de solución de otras personas.
Le es difícil entender la presencia de código auxiliar, y las sucesivas aproximaciones, simplificaciones y pruebas que ocurren en el proceso. Cree que las soluciones se deben construir tal cual se presentan al final, lo cual es como pretender que una casa se puede construir colocando cada parte con su cubierta y acabado final, cuando en realidad el proceso de construcción es por etapas.

George Polya escribió sobre el proceso de solución de problemas por uno mismo. Primero comprender el problema; familiarizarse con él; en qué consiste. Luego usar alguna estrategia de solución; quizás dividirlo, quizás simplificarlo, quizás expresarlo de otro modo, o en términos de problemas cuya solución conozcamos; probar y probar. Hallada la solución, comprobarla; ver si realmente satisface el problema. Finalmente, ver si puede hacerse de otro modo, quizás más rápido o con menos recursos.
Primero resolver la cuestión, luego optimizar la solución.

Pero cuando no se ha sido educado en solucionar problemas por uno mismo, sino en asimilar la solución de problemas tipo resueltos por otros, uno se puede llegar a acostumbrar a eso. Y, con el tiempo, llegar a pensar que todos los problemas se pueden resolver de ese modo.
Así, no es poco frecuente hallar personas que creen que toda solución debe aparecer ya optimizada.
La solución de un problema tipo puede aparecer optimizada porque ya es conocida.
La solución de un problema nuevo, en cambio, se construye gradualmente.

Muchas veces se dice que hay que evitar reinventar la rueda, y se mira con cierto desdén a una persona que lo intenta. Sin embargo, es importante. Porque quien lo hace entrena su mente en distinguir soluciones, y en construir el camino para hallarlas. Puede sentir cuál será el siguiente paso.

Quién sólo aplica soluciones es como alguien confinado a ir siempre por caminos ya trazados. Quizás tan temeroso que evita, aproximarse a los bordes, o siquiera mirar a los lados. Y, posiblemente, obstaculizando constantemente a quienes quisieran aventurarse más allá. Sin entender que los caminos no aparecen pavimentados de golpe, sino que deben construirse y, aún antes, descubrirse.

Solucionar un problema por uno mismo puede ser un proceso de exploración y descubrimiento, como aventurarse en un bosque. O también puede ser un proceso de sembrar, cultivar y cosechar.

Por supuesto que aplicar la solución de otro también tiene su mérito. Es una cuestión de técnica. De cómo, hecho el camino, lo puedo recorrer. Pero, ¿quién hace el camino?

Admitiendo que un proyecto tiene partes que desarrollar desde cero, debería dejarse espacio para el proceso de exploración y evolución que una solución desde cero necesariamente requerirá. ¿Lo hace usted?

1 comentario:

  1. Anónimo6:13 p.m.

    Hola!,

    de casualidad, Google mediante, he llegado a este blog y he leído esta entrada la cual me ha resultado muy interesante y que refuerza mi idea de que cada uno, en la medida de lo posible, debe buscar sus propias soluciones para así mejorar su capacidad de análisis, construcción y resolución de un proyecto.

    Muy interesante su artículo. Volveré.

    ResponderEliminar

Buscar

Más artículos